Site Loader

Cuando se está analizando la posible introducción de una nueva tecnología en una organización el análisis financiero es una parte crítica. Sin recursos disponibles para inversión, los planes que se hagan con respecto a tecnología no podrán ser concretados, ya sea que éstos impliquen el desarrollo interno de la tecnología o la adquisición de la misma. Lo más común es que las organizaciones tengan muchas opciones de donde escoger pero no los suficientes recursos para invertir en ellas. Sin embargo, las organizaciones no solo deberían basar su elección en el costo, sino en los potenciales beneficios financieros que la tecnología puede traer.

Lo más común es analizar las finanzas de una organización a través de «razones», un término matemático que significa una relación o comparaciones entre un par de magnitudes y que está representado por la división entre esas magnitudes, por ejemplo A/B. Estas razones nos ayudan a entender el desempeño de la organización principalmente en tres áreas: rentabilidad, liquidez y eficiencia.

El el área tecnológica, la parte central de las decisiones radica en determinar: qué proyectos serán financiados, cuándo serán financiados y cómo serán financiados. La contabilidad de una organización genera documentos financieros que proveen información para que los tomadores de decisiones puedan decidir las acciones que la organización necesita tomar. Los recursos para financiar los proyectos tecnológicos y de innovación de una organización generalmente provienen de las ganancias retenidas y de los activos existentes, por lo que se debe recurrir a revisar el estado financiero y el balance general de la organización respectivamente.

Estado financiero y ganancias retenidas

El estado financiero de una organización refleja los ingresos y los gastos en un periodo de tiempo determinado. Nos ayuda a determinar las ganancias retenidas, pero también nos da información acerca de la rentabilidad y de la naturaleza de los gastos de la organización, nos da una visión general de la dirección y la salud de la organización. Si una compañía no tiene un flujo de ingresos saludable no podrá emprender ningún proyecto tecnológico o innovación. A continuación se muestra una forma sencilla de calcular las ganancias retenidas a partir de la información del estado financiero:

  • margen bruto = ventas netas – costo de los vienes vendidos
  • ganancias antes de impuestos = margen neto – gastos de operación
  • ganancias netas = ganancias antes de impuestos – impuestos
  • ganancias retenidas = ganancias netas – dividendos

Balance general y re-asignación de recursos

El balance general contiene la información de lo que posee y lo que adeuda una organización, nos da información acerca del valor del negocio para los socios. También nos ayuda a determinar el tipo de activos que la compañía tiene, si la compañía es capaz de cumplir sus obligaciones financieras, la cantidad de dinero que ha invertido la compañía y la cantidad de deuda que posee.

El objetivo principal de analizar el balance general es buscar los activos que la organización posee y que pueden ser re-asignados para ser utilizados en los nuevos proyectos tecnológicos de la organización, si dichos activos son relevantes para el proyecto.

Post Author: Microlab

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *