Site Loader

La creatividad principalmente es asociada con la creación de algo nuevo, cosas que nacen de una mente creativa y toman forma a través de las habilidades de una persona. Sin embargo, la creatividad también permite evaluar y entender de mejor manera un problema, ver un escenario desde perspectivas que otros no logran ver. Esto es sumamente importante para a las personas que toman decisiones, gerentes, directores o líderes que necesitan comprender completamente una situación y elegir el mejor camino a seguir. Es por esto que en el ambiente organizacional se hace necesario trabajar la creatividad, ya que como con la mayoría de las características humanas, con la creatividad se nace pero también se hace.

La mayoría de las personas tiene un potencial creativo, que se ha venido encerrando en nuestro ser cada vez más debido a la rutina, las reglas sociales, la educación tradicional y sobre todo por nuestra comodidad. Y ahí es donde está la clave para liberar esta creatividad, tenemos que abandonar las rutinas en las que hemos estado cómodos por muchos años, confiar en nosotros mismos, tomar riesgos, tolerar la ambigüedad y ser perseverantes.

Consejos prácticos para ser más creativos

Investigaciones en la rama de la psicología han desarrollado un sinnúmero de teorías, mediante experimentación empírica han llegado a determinar ciertos elementos que pueden aumentar el nivel de creatividad de una persona. Más allá del análisis de la confiabilidad y rigurosidad con que fueron desarrolladas dichas teorías, tenemos que considerar que dichas consejos tienen una alta probabilidad de ser válidos, no hacen ningún daño y además son divertidas:

  1. El po­tencial para la creatividad mejora cuando los individuos tienen aptitudes, conoci­miento, eficiencia y experiencias similares en su campo de trabajo. Por ejemplo, usted no esperaría que alguien con un conocimiento mínimo de programación fuera un ingeniero de software muy creativo.
  2. Los estados de ánimo positivos como la felicidad aumentan la creatividad, más que los estados de ánimo pasivos (como la meditación), necesitamos fomentarlos dentro de la organización. Por el contrario estados de ánimo negativos como el miedo o la ansiedad reducen la creatividad, así es la presión de terminar un proyecto va reduciendo la creatividad, se debe procurar controlar muy bien los tiempos.
  3. Rodearse de gente creativa suele aumentar la inspiración.
  4. El uso eficaz de analogías permite a quienes toman decisiones adoptar una idea que pertenece a un contexto y aplicarla en otro (mirar los problemas de una manera neuva). Uno de los ejemplos más famosos fue la observación que hizo Alejandro Graham Bell de que sería posible aplicar la manera en que funciona el oído a su “caja parlante”. Notó que los huesillos del apa­rato auditivo eran operados por una membrana delgada y delicada, y se preguntó por qué otra más gruesa y resistente no sería capaz de mover un elemento de acero. A partir de esa analogía, concibió el teléfono.
  5. Trabajar en lo que realmente nos apasiona: la motivación intrínseca hacia la tarea, se refiere al deseo de trabajar en algo porque en lo personal resulta interesante, absorbente, emocionante, satisfactorio o desafiante. Este componente de motivación es lo que convierte la creatividad potencial en ideas creativas reales.
  6. El ambiente de trabajo también influye, éste debe fomentar las recompensas y el reconocimiento del trabajo creativo, contar con suficientes recursos, permitir un cierto grado de libertad, brindar confianza.

Ser tan perseverantes en tratar de experimentar nuevas cosas y enfrentarnos a nuevos retos puede ser la clave para parecernos un poco más a los genios creativos por excelencia: en la ciencia Albert Einstein, en el arte Pablo Picasso y en los negocios Steve Jobs.

Post Author: Microlab