Site Loader

La actual crisis sanitaria debido al COVID-19 ha puesto en riesgo a muchos sectores de la sociedad, hasta el momento no existe una vacuna por lo que la estrategia más útil para combatir la pandemia en el futuro cercano será la prevención, es decir, la distancia social, obligando a las personas a aislarse. Esto ha afectado al sector de la educación en todos sus niveles, el actual modelo educativo basado en la interacción personal entre estudiantes y profesores en un aula de clases no será factible al menos en lo que resta del año.

Es esencial atender las necesidades educativas durante la pandemia, se deben formular respuestas efectivas, adaptativas y equitativas para mitigar el impacto negativo. Esta atención debe provenir tanto del gobierno como de las personas que lideran las instituciones educativas. Por su parte, el gobierno del Ecuador ha dispuesto una modalidad dual, presencial o a distancia, dejando a los padres de familia la decisión de enviar a sus hijos a las instituciones educativas o recibir las clases de forma virtual. Es trabajo cada una de las instituciones educativas crear la estrategia operativa para llevar a cabo la modalidad dual.

A continuación, presentamos una lista de tareas que podrían ayudar a la construcción de una estrategia para una educación frente al COVID-19.

1.

Establecer un comité encargado de dirigir todas las actividades que se realizarán como respuesta a la pandemia y la nueva modalidad de estudio, incluida la construcción de esta estrategia. Sería óptimo este comité sea integrado por representantes de profesores, representantes de estudiantes y fundamentalmente una persona con conocimientos del área tecnológica.

2.

Definir los principios que gobernaran la estrategia, por ejemplo: proteger la salud de los estudiantes y el personal, garantizar el aprendizaje académico y proporcionar apoyo emocional a los estudiantes y al profesorado. Estos principios proporcionarán enfoque para las iniciativas que se emprenderán y ayudarán a priorizar el tiempo y otros recursos limitados.

3.

Establecer mecanismos de coordinación con las autoridades de salud pública para que las acciones educativas estén sincronizadas y ayudar a avanzar los objetivos y estrategias de salud pública, por ejemplo, educar a los estudiantes, padres, maestros y personal sobre la necesidad de distanciamiento social.

4.

Re-priorizar las metas del plan de estudios dada la realidad actual. Definir lo que se debe aprender durante el período de distanciamiento social.

5.

Sin lugar a dudas, las herramientas tecnológicas serán uno de los factores más importantes en esta modalidad. Si no todos los estudiantes tienen dispositivos y conectividad, busque formas de proporcionarlos a esos estudiantes. Explore alianzas con el sector privado y la comunidad para asegurar los recursos para proporcionar esos dispositivos y conectividad.

6.

Desarrolle un horario de comunicación entre los miembros del personal docente y administrativo de la institución, para solucionar problemas, inquietudes y comunicar decisiones.

7.

Una modalidad dual de educación implica un trabajo autónomo por parte de los estudiantes y que el docente sea una guía para resolver las inquietudes de los estudiantes. Defina claramente los roles y las expectativas para que los maestros dirijan y apoyen de manera efectiva el aprendizaje de los estudiantes en la nueva situación, a través de la instrucción directa cuando sea posible o la orientación para el aprendizaje auto-dirigido.

8.

Disponga de mecanismos para comunicarse con maestros, estudiantes y padres sobre los objetivos del plan de estudios, estrategias y actividades sugeridas y recursos adicionales, puede ser una página web o alguna red social.

9.

Crear mecanismos de desarrollo profesional los maestros y los padres puedan apoyar a los alumnos en la nueva modalidad de instrucción.

10.

Definir mecanismos apropiados de evaluación del alumno durante la exigencia. Los exámenes tradicionales basados en la memoria no serán efectivos en este contexto.

.

.

Post Author: Microlab